martes, 16 de junio de 2009

Pensar, el verdadero cambio necesario

Pensar es una actividad que parece relegada. Como leer los clásicos, o estudiar sirviéndose del argumento de autoridad. Todo está, aparentemente, superado. ¡Dad la bienvenida al hombre nuevo!
Algunos están muy comprometidos en la construcción de esa nueva humanidad, muy seguros de ser el instrumento imprescindible. Desde el "Change we need" que parece suponer Obama al "Acontecimiento planetario" que parece suponer Zapatero. No hay historia. Es la muerte de la historia, como predica en nuestros tiempos Fukuyama y el "movimiento masonería 2.0-new age redux". Borrón y cuenta nueva. Hacemos un nuevo hombre, hacemos una nueva historia, hacemos una nueva civilización en aras de una alianza de lo inaleable y construimos una nueva moral. Sugerente. Fantástico.

Bienvenidos a la Rusia de 1921, o a la Alemania de 1933. Da igual.

Es lo que queda claro tras ver la pelicula "Good", con Vigo Mortenssen y Jason Isaacs. Un título simplemente brillante para una realidad recurrente: los totalitarismos se construyen desde la obcecación de no querer reconocer los errores de la humanidad cuando se autodiviniza y de todos aquellos que son buenos (good) pero sin convicciones firmes, como cohartada perfecta para el sistema.

Hay que pensar más. Hay que leer más. Hay que opinar en contra más. Hay que rezar más. Hay que superar el divorcio entre opiniones de salón y realidad.

2 comentarios:

El Marqués del Villar dijo...

Chapeaux, Declan.

A lo mejor lo que necesitamos es menos iluminados y más luminosidad para construir al nuevo hombre nuevo, y no al nuevo hombre viejo al que se puede moldear al gusto de los dictadorzuelos de turno.

Declan Huerta Murphy pbo. dijo...

La política como actividad entonces sería realmente apasionante.